Clases de música, una posible fuente de juventud

Un estudio ha encontrado que enseñar a tomar música a personas mayores sanas ayuda a disminuir la ansiedad, depresión y soledad.

El estudio, realizado en conjunto por las universidades de Miami, South Florida, Kansas, Western Michigan, Michigan State y el Instituto  Médico Karolinska  en Suecia, examinaron 130 personas jubiladas en un esfuerzo para encontrar el vinculo entre aprender música y el bienestar. 61 de los retirados aprendieron a tocar el órgano en un periodo de 2 semestres mientras que los otros 69 no lo hicieron.

Ellos notaron una importante disminución de la ansiedad, depresión y soledad entre aquellos que habían asistido a las clases de música.

“La música es el método de relajación más antiguo del mundo” menciona Mahendra Kumar, profesor en el departamento de psiquiatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami. “Hemos estudiado los efectos de la música en pacientes que sufren de demencia. La terapia musical parece ayudarlos”

Los investigadores tomaron muestras de sangre a los participantes antes de la primer lección y después que terminaron la última lección para monitorear cualquier cambio en los niveles hormonales. Ellos encontraron que el grupo que recibió lecciones de música habían aumentado sus niveles de hormona del crecimiento (GH).

”Algunos dicen que esta hormona es una fuente de eterna juventud” Menciona el Dr. Kumar. Mientras que no existe duda que las personas que estudiaron música aumentaron sus niveles de esta hormona, existe un debate sobre si los efectos son positivos y se requiere más investigación al respecto.

Fuente: www.nytimes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.