La música en el cerebro de los músicos: Mezcla de sonidos y lenguaje.

musica-lenguaje-sonido

Autor: Newman University | Flikcr.com

La música genera emociones, nos hace recordar y nos acompaña en nuestros días. La música también aumenta la actividad en algunas áreas del cerebro incluida la zona del lenguaje, esta se ha comprobado gracias a investigaciones en el Instituto de Neurobiología de la UNAM.

Utilizando equipos de Resonancia Magnética (MRI), el medio e ingeniero Biomedico Luis concha Loyola investigo como los sonidos de diferentes instrumentos (Pianos, violines) a diferencia de otros sonidos pueden aumentar la actividad del lóbulo Temporal, los sonidos musicales estimulan las zonas donde se encuentran las áreas encargadas de la audición, el lenguaje y la memoria.

A través de este estudio se confrontó la reacción de distintos profesionales de la música con quienes sólo escuchan música de vez en cuando. Cuando se compara a músicos con no músicos, se encuentra que los primeros registran una actividad mayor en dicha área del lóbulo temporal, haciéndolo de los dos lados del cerebro y en una parte que los no músicos utilizan para el lenguaje. Ellos echan mano del área que el resto de la gente utiliza para el lenguaje, pues al parecer eso ayuda a procesar e interpretar la información musical como si fuera un lenguaje.

Se podría decir que para los músicos la música es una mezcla de sonido y lenguaje.

Aún no se sabe si los músicos usan esta área del lenguaje con este fin desde su nacimiento y esa es la razón para dedicarse a esta actividad, o si es el entrenamiento musical lo que hace que la actividad se amplíe en el área del lenguaje. Para determinarlo sería necesario hacer más observaciones detalladas.

Gracias a esta investigación con respecto al efecto de la música en el cerebro, se obtiene información que quizá, en un futuro no muy lejano nos brinde una aplicación práctica.

Fuente: enes.unam.mx

One Comment
  1. Pingback: La música en el cerebro de los músicos: Mezcla de sonidos y lenguaje - Escuela Musikal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *