Estudiar música contribuye al desarrollo emocional en los niños.

Estudiar música no solo desarrolla en los niños sus habilidades motoras, si no que también ayudan a su crecimiento emocional, de acuerdo con un nuevo estudio, uno de los más importantes que investiga los efectos de la música en el desarrollo del cerebro.

Este estudio se realizó analizando una base de datos de resonancias magnéticas con datos de 232 niños que tocaban algún instrumento musical.

Lo que se encontró en estos niños que practicaban un instrumento es que se aceleraba la organización en el cerebro donde se encuentra la habilidad de la atención, el manejo de la ansiedad y el control emocional.

James Hudziak la persona encargada de este estudio menciona que el quería encontrar estos aspectos positivos que ayudaban en el desarrollo de los niños y que su sorpresa fue encontrar el desarrollo de las regiones que regulaban las emociones. Todos en nuestra cultura saben que si levantas pesas tu cuerpo se volverá más fuerte. No deberíamos estar sorprendidos que se pueda entrenar al cerebro.

Este estudio fue realizado en niños sanos pero cree que estudiar música puede tener un impacto positivo en niños con déficit de atención y mostrar mejoras significativas.

James Hudziak, es profesor de psiquiatría en la universidad de Vermont y director del centro para niños de Vermont e inspirado por los resultados de este estudio a decidido a sus 56 años tomar clases de Viola y menciona que el siente que estas clases ayudan a su bienestar, aunque no contribuyan a su capacidad para tocar este instrumento, todavía.

Imágen: Salvation Army USA West | Flickr.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.