7 habilidades básicas para la improvisación musical

7-habilidades-imporvisacion

El despertar del maestro Improvisador.

7 habilidades básicas para la improvisación musical

Si, la creatividad se puede entrenar. Así como podemos entrenar reflejos en nuestros dedos y que nuestra mente memorice más de 1 hora de música. Podemos entrenar como nuestra mente capta las ideas que están en el aire, que pasan a través de nosotros como luz y las reflejamos con nuestro sonido. La música de un improvisador es vida transformada en sonido.

Improvisar es una de las formas más puras que tenemos de expresarnos a través de la música, ya que estamos expresando nuestras propias ideas en nuestro propio sonido, pero no siempre es tan fácil. He visto concertistas que palidecen ante el prospecto de improvisar una simple melodía de 4 compases y personas con poca experiencia musical pero muchas ideas, lanzarse ante una improvisación sin mucho éxito. Para lograr una improvisación debemos tener un equilibrio entre conocimientos musicales y habilidades para persuadir y son estas últimas las que enumeraré a continuación, ya que según mi experiencia son las que harán que una improvisación suene a música aun siendo algo muy sencillo.

1. Saber encontrar un final

Los finales son como trenes a los que tenemos que saltar cuando están en movimiento: Difíciles de pescar, tenemos que ponernos en sincronía con nuestro propio discurso y terminar cuando se sienta correcto. Un ejemplo de ejercicio para entrenar esta sensibilidad es ponernos el límite de tocar sólo 4 compases, 8 ó 16. para que así tengamos una improvisación finita. También podemos hacerlo escribiendo un ritmo de un compás y tocar una melodía con ese ritmo solamente, repitiéndolo o escribiendo un ritmo completo de un numero determinado de compases, pero es mas difícil lograrlo, aconsejo empezar haciéndolo cantando!

2. Manejo de dinámica

Si algo puede diferenciar a un músico de otro puede ser su manejo de dinámica. Básicamente es tocar suave y fuerte (forte y piano). Pero al hacerlo es una declaración de que entiendes lo que hay que destacar en la música, se trata de ser sensible a los matices de la música. Un ejercicio para entrenar esto puede ser: Escuchar música y hacer movimientos con ella. Si la música suena suave haz movimientos en tu lugar, si es fuerte, desplazate. También es importante saber que mas fuerte es mas energía, pero no hay que hacerlo duro.

3. Fraseo

La frase musical articula la melodía. Si no tenemos un sentir general de lo que es la frase es difícil poderla transmitir (por no decir imposible) Si la dinámica nos indica el nivel de energía que manejamos en la música, la frase nos da la dirección de esta energía. Inicia a trabajar la frase de una forma cotidiana empezando por tu respiración, buscando hacerla de una forma consciente, también lee textos en voz alta y trata de desplazar tus respiraciones a lugares distintos y verás como puedes cambiarle el sentido a una frase o a todo un párrafo!!!

4. Conocimiento y manejo de la armonía

No es necesario ser Schoenberg o Mahler para hacer cosas interesantes con la armonía ya sea tonal, modal o atonal. Lo mas importante al principio es sentir plenamente la relación Tónica-Dominante, es decir todo lo que involucra tensión y distensión. Para iniciar un entrenamiento en este rubro puedes empezar tocando en el piano una melodía con la mano derecha (tonal, en do mayor y que termine en Do) y sólo al final de la melodía tocas con la mano izquierda las notas SOL-DO, el truco es que toques el SOL (la dominante) cuando sea pertinente y esto te lo dirán tus oídos. Así que a tocar!!!

5. Agógica

Los matices de Agógica (velocidad o tempo) son tan importantes como los de dinámica, tienen que ver con la energía y la intuición del músico, Allegro no es lo mismo para dos músicos distintos. Así que dedica tiempo a explorar los diferentes tempí y sus matices. Un accelerando o un ritardando son herramientas muy poderosas en cuanto a la forma musical y escoger un tempo es tan importante como la tonalidad. Así que siempre antes de empezar a tocar escoge un tempo, de forma consciente, después de todo, es la pulsación que lleva la música adelante.

6. Encontrar un climax.

He hablado de sensibilidad en todo este artículo, pero creo que aquí es donde es mas importante. Nuestra imaginación es el limite y debemos de entrenar nuestro cuerpo para que esté a la disposición de nuestra ésta, nunca está de mas estudiar escalas, arpegios y cadencias, de hecho por estas últimas es donde recomiendo empezar para que al momento de que una improvisación llegue a un punto climático, podamos resolver este climax o llevarlo mas allá, se trata de saber que hacer con lo mucho o poco que tengamos, ser conscientes de nuestras limitaciones y explotar nuestras fortalezas al máximo. Así que puedes empezar por algo como cantar cadencias, después ejecutarlas en tu instrumento y cada vez hacerlas con alguna variación, en diferentes tonalidades y con distintas intenciones.

7. Distintas escrituras musicales

Podemos ser excelentes melodistas, pero si siempre seguimos tocando con la misma textura, empezaremos a dar vueltas sobre nuestras mismas ideas y uno de los objetivos de la improvisación es que nuestra creatividad siga entrenándose, así que busquemos en la literatura de nuestro instrumento ejemplos de diferentes formas de plantear una melodía, si tocas en el piano aléjate de la melodía y acompañamiento, como le digo a mis alumnos, este recurso es tan viejo, que cuando Bach lo empezó a hacer ya había pasado de moda! Hay miles de ejemplos sólo es cuestión de explorar.

Aquí doy algunos ejemplos de como empezar a trabajar estos aspectos, pero sin duda lo mejor es contar con un maestro que te lleve por un camino que te funcione, en la Rítmica Dalcroze el trabajo en grupo también es fundamental, es por eso que junto a clases individuales siempre procuro que mis alumnos tengan experiencias grupales que les permitan explorar y estudiar mejor su musicalidad.

El maestro Zazueta es maestro en Rítmica Dalcroze por el instituto Dalcroze de Ginebra y el Conservatorio de Ginebra. Colabora con las instituciones educativas más importantes del país y ha sido invitado a congresos internacionales para presentar su trabajo. Este articulo  en específico El Despertar del maestro improvisador es un trabajo nuevo que llevará a través de un taller a la ciudad de Quebec, Canada mismo taller que está impartiendo en varias ciudades de México. El 9 de Junio en Morelia, Michoacán y el 10 de Junio en Guadalajara Jalisco.

Para mayores informes sobre este taller y otros cursos Dalcroze comunicarse a: cielitoarte@gmail.com o mantente enterado de proximos cursos en nuestra pagina de Facebook Dalcroze mx

3 Comments
  1. Pingback: Actividad II – Expresión Musical

  2. Pingback: Tarea 1 – Expresión Musical

  3. Pingback: Articulo | La Música con propósito de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *